viernes, 20 de mayo de 2011

Carlos Castaneda chaman espiritu alma peyote mezcalito Juan Matus

El canto del chaman

El penetrar en el mundo de la inmortalidad espiritual es un proceso que requiere una preparación emocional y de conciencia al límite, implica una coherencia poética-lógica por parte del chaman o mentor para introducir  al  individuo en forma satisfactoria  a una realidad no  ordinara o poco común y que lo expone a la  adaptación  de cambios irreales, poco cotidianos e inexplicables que se presentan en un mundo indescriptible, surrealista y omnipresente.




La enseñanzas de Juan Matus un indio yaqui que ayuda a Castaneda a descifrar las incógnitas de un mundo mágico y singular, constan de un aprendizaje por de más rígido y demandante que exigen del aprendiz  el máximo  sentido de compromiso y atención  para entender los procesos de realidad no ordinaria.

El uso de diversas yerbas alucinógenas como el peyote o mezcalito, la datura o yerba del diablo y la phylosibe o el humito,  sirven como medios imprescindibles para llegar a los estados especiales de realidad  que permiten al individuo la perfecta común con el mundo del buen vivir. 

Carlos Castaneda se convirtió  en el portavoz de las ideas del viejo indio yaqui transmitiendo sus experiencias en múltiples  obras.  Ha sido objeto de fuertes críticas debido a la supuesta falsedad de los hechos narrados en sus libros , pero de igual forma no se puede negar el legado de Castaneda y la  influencia  de estas en  distintas generaciones.






Un cazador debe vivir como cazador
para sacar lo máximo de su vida.
Por desdicha, los cambios son difíciles y
ocurren muy despacio; a veces un hombre tarda años en convencerse
de la necesidad de cambiar
(Una realidad aparte)


Con que tienes miedo
No hay nada nuevo en tener miedo
No pienses en tu miedo
¡Piensa en las maravillas de ver!


Un guerrero reconoce su dolor
pero no se entrega a él – dijo Don Juan-
Por eso el sentimiento de un guerrero
Que entra en lo desconocido,
no es de tristeza; al contrario,
está alegre porque se siente humilde
ante su gran fortuna,
confiado en la impecabilidad
de su espíritu, y sobre todo,
completanmente al tanto de su eficiencia.
La alegría del guerrero le viene
de haber aceptado su destino
y de haber calculado de verdad
 lo que le espera





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada